Boletín: Publicado por: Dirección de Comunicación Social / Ciudad de México 24 de febrero de 2020


El Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública, Protección de Datos Personales y Rendición de Cuentas de la Ciudad de México, en ejercicio de las atribuciones y facultades que le confiere la Ley de Protección de Datos Personales en Posesión de Sujetos Obligados de esta ciudad, manifiesta:



1. Que se ha procedido en relación con los lamentables hechos ocurridos recientemente, relativos a la persona del sexo femenino encontrada sin vida en la alcaldía Gustavo A. Madero, y a los hechos acontecidos en la alcaldía Tláhuac, que implican a una menor de edad.



2. Este Instituto, dentro del ámbito de sus competencias, analiza ambos casos, vigilando el estricto cumplimiento de la Ley de Protección de Datos Personales en Posesión de Sujetos Obligados de la Ciudad de México.



3. Asimismo, continúa con las labores de verificación del registro y mecanismos para garantizar los niveles de seguridad aplicables a los sistemas de datos personales en posesión de los sujetos obligados; con la vigilancia del cumplimiento de los principios de confidencialidad, consentimiento, licitud y demás aplicables en la ley de la materia; con la dictaminación y resolución de denuncias de datos personales, así como con las acciones de asesoría técnica especializada, capacitación, promoción, fomento y difusión de la cultura de este derecho, garantizando su protección y tratamiento adecuado.



Este órgano garante exhorta a todos los sujetos obligados de la ciudad a conducirse con estricto apego al marco normativo en materia de protección de datos personales, adoptando las medidas de seguridad necesarias que permitan protegerlos contra daño, pérdida, alteración, destrucción o su uso, registro, organización, estructuración, conservación, elaboración, utilización, comunicación, difusión, almacenamiento, posesión o cualquier otra forma de habilitación de acceso, cotejo, interconexión, manejo, aprovechamiento, transferencia, supresión, disposición, divulgación o tratamiento no autorizado, y garantizar su confidencialidad, integridad y disponibilidad, máxime en aquellos relacionados con la administración, procuración e impartición de justicia, preservando la dignidad de las personas, que es el origen, la esencia y el fin de todos los derechos humanos.